Praga. La joya histórica de Europa después del comunismo


 

El comunismo llenó de traumas a buena parte de la Europa del este en el siglo XX. Dentro de la belleza y esplendor de cada ciudad que formó parte del bloque comunista, sigue  omnipresente la huella del comunismo en sus sociedades y sobre todo en la mente de los jóvenes, que no vivieron esa época, pero que sus padres se preocuparon en enseñarles lo que fue y significó para que nunca se repita esta etapa oscura de su historia.
conocer pragaUno de estos países es la actual República Checa, la cual  resiste a la denominada Euro crisis y es el octavo país menos endeudado de Europa. Lo que la convierte  en una de las democracias emergentes más desarrolladas y estables de la zona. Desde enero de 1993, año de su creación  ha sufrido una importante transformación de su aparato productivo en su transición a una economía de mercado.  Su capital es ahora uno de los centros turísticos con más esplendor en Europa. Praga fue en 2004 la sexta capital de Europa en ser visitada. Desde la Revolución de Terciopelo, ha aprovechado su belleza arquitectónica en el desarrollo del sector del turismo. Pertenece al Patrimonio Mundial de la UNESCO y  ha sido muchas veces elogiada como la “Ciudad de las Espirales”.

La capital checa se ha convertido en el ejemplo de supervivencia tras el comunismo y derrocha encanto por sus cuatro costados. Una ciudad mágica ya sea la temporada en la que se visite, pues tiene mucha cultura que ofrecer a sus visitantes. Tanto ha cambiado su sociedad que poco a poco comienza a recuperar festividades que después de mucho tiempo no celebraban como es el caso del carnaval, la cual era una fiesta prácticamente perdida hasta hace siete años, cuando se renovó la tradición, dándole la forma actual, de fuerte inspiración italiana.

Viaje a la época comunista de Praga

Antes de escribir acerca de Praga, estaba indagando acerca de cómo era visitar los países de la Europa del Este antes y después del comunismo, y me encontré con una escasez enorme de información en materia turística sobre la época comunista. Lo que más me llamó la atención es la proliferación de tours que relatan cómo era la vida en aquella época. A esta modalidad de viaje se le llama turismo oscuro, y se refiere a aquellos lugares que podemos visitar relacionados con la tragedia, la muerte y el dolor. Una ventana al pasado que permite descubrir la historia, entenderla y evitar que estas tragedias vuelvan a ocurrir.

museo del comunismoEn Praga, existe esa necesidad de no olvidar, como es el caso del monumento que recuerda el comunismo, que no es más que una serie de hombres desmembrados, porque a juicio del artista, eso es lo que pasa a las sociedades que viven bajo esa doctrina: un desmembramiento progresivo del pensamiento y  las libertades.

Está el Museo del Comunismo, que narra los años de régimen comunista de la actual República Checa, desde la implantación del modelo político en 1948 hasta la caída de éste en 1989, en la Revolución del Terciopelo. El museo toca todos los aspectos del comunismo en Praga, desde la vida diaria hasta la propaganda y la censura. Otro ejemplo es el recorrido que ofrece el Sindicato Único de Praga, el cual llama “Tiempo libre en la Checoslovaquia Comunista”. El recorrido incluye visitas al Museo de Lenin, al Teatro Amateur en el Centro Cultural y otras formas en las que se divertía la gente de Checoslovaquia en esa época. También hay una exposición con paneles explicativos, documentos fotográficos, fragmentos de películas y programas de televisión en la que podremos conocer los temas que se trataban y se consideraban interesantes teniendo en cuenta que los medios de comunicación eran controlados por el Estado y respondían a principios del socialismo.

Descubrir Praga

Praga es también conocida como La Ciudad de las Cien Torres o La Ciudad Dorada. Las calles parecen creadas para el simple disfrute de los sentidos y las tiendas están decoradas con el mejor de los gustos . El marcado ambiente medieval que envuelve la ciudad es capaz de hacer retroceder a sus visitantes hasta tiempos inmemoriales para que nunca olviden un lugar tan especial.

castillo de pragaEl Castillo de Praga es la atracción turística número uno. Es el monumento cultural e histórico nacional más importante, símbolo de más de mil años de desarrollo del estado checo. Se trata de un conjunto monumental de palacios y ha sido residencia de los príncipes, reyes y emperadores de Bohemia y a partir de la constitución de la república en 1918 también residencia de presidentes. Dentro del Castillo encontramos la Catedral de San Vito, la mayor obra gótica de Praga, un monumento construido a lo largo de 6 siglos. Tambien está la Iglesia de San Nicolás, la cual es el máximo exponente del estilo barroco de la capital checa.

puente de carlosOtra visita de rigor es en el Puente de Carlos, el cual  comunica la Ciudad Vieja (Staré Město) con la Ciudad Pequeña (Malá Strana). A lo largo del puente se ubican 30 estatuas situadas a ambos lados. Con más de 500 metros de largo y 10 de ancho, el Puente de Carlos tuvo en su día 4 carriles destinados al paso de carruajes. Actualmente es peatonal. Se dice que aquí fue arrojado al agua San Juan Nepomuceno y allí se encuentra su estatua. La tradición oral cuenta que  quien pide un deseo poniendo la mano izquierda en la representación de su martirio (en la base de la estatua), el deseo le será concedido.

Recomendado es en este recorrido El Loreto, uno de los lugares de peregrinación más importantes de la República Checa. En la parte central de su claustro se encuentra una réplica de la Casa de la Virgen María. Así como La Plaza de Wenceslao, centro de La Ciudad Nueva y es un lugar que ha presenciado muchos de los acontecimientos de la historia reciente de Praga.

Barrio Judio

Y como es una ciudad que encierra tanta historia, es imperdonable no detenerse en el barrio Judío, el cual  representa el único complejo de monumentos históricos judíos en Europa central. Lo más destacable del barrio judío son los  monumentos del museo judío: la Sinagoga de Maisel, la Sinagoga de Klaus, la Sinagoga de Pinkas, la Sinagoga Española, la Antigua Sala de Ceremonias, el Antiguo Cementerio Judío, la Galería Robert Gutmann. El cementerio judio, después del Puente de Carlos es el monumento que más visitantes recibe aquí en Praga. El barrio judío debe su buen estado de conservación paradojamente a Adolf Hitler. Fue el dirigente nazi el que decidió edificar en Praga el Museo de la raza desaparecida. Se recolectaban aquí objetos preciosos de los países ocupados y se llegó a formar la más grande colección de objetos judíos de Europa. Hoy en día el barrio judío de Praga reúne a turistas y curiosos de todas las regiones y de todos los credos que vienen a recorrer la historia del pueblo judío tallada en las paredes de Josefov.

barrio judioEn este barrio también puede realizarse un turismo literario en honor a Franz Kafka, pues allí nació y vivió el escritor, y fue el escenario de muchas de sus obras. En la Sinagoga Española, se encuentra el Monumento a Kafka. Se trata de una estatua llamativa, ya que representa al escritor sentado sobre un hombre sin cabeza. Cerca del Barrio Judío está el Museo de Kafka, que alberga muchos objetos personales del escritor, como cartas y primeras ediciones de sus libros. En el Viejo Cementerio Judío está enterrado el famoso rabino Jehudah Loew quien, según la leyenda, en el siglo XVII creó el Golem, el predecesor del monstruo de  Frankenstein, para defender el gueto de Praga de Josefov de los ataques antisemitas.

 

Paseos y otras opciones

Praga es siempre hermosa, sin importar la hora del día, pero es especialmente mágica durante la noche. Cuando el Sol se pone, sus brillantes rayos iluminan los antiguos edificios de la ciudad, que se ven mejor desde el Río Moldava, que cruza el centro.  Un Paseo en barco por el Moldava es una experiencia que no se puede perder ningún viajero. Recorrer Praga desde el barco es una bonita forma de ver la ciudad.  Por otro lado, aunque hoy en día no haya que desplazarse a Praga para ver una obra de Teatro Negro, es  casi obligatorio acudir a una de estas obras. Siempre gusta disfrutar de algo en el lugar donde se originó.

pragaAhora con el desarrollo de los teléfonos inteligentes, existe una forma divertida de conocer la ciudad, que se ha popularizado mucho en Europa. La tendencia se llama geocaching y consiste en esconder objetos y posteriormente apuntar las coordenadas, y hay miles de tesoros ocultos por República Checa esperando a que los turistas se embarquen en esta aventura de búsqueda del tesoro. Cuando encuentras el tesoro y te vas a la página web, puedes leer una explicación histórica del lugar en el que estás. . De esta forma se unen aventura, turismo y cultura.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s